Quantcast

Los perros y el cielo

Un hombre iba caminando junto a su perro, disfrutando el paisaje, cuando recordó que estaba muerto, y que su perro hacía años que había muerto. Se preguntaba adónde llevaría ese camino cuando llegaron a un alto muro de piedra que lo bordeaba, hecho de un mármol muy fino. En lo alto de una larga colina se interrumpía por un alto arco que brillaba a la luz del sol. Cuando llegó frente a él vio un magnífico portón que parecía de Madreperla, y el camino que llevaba a él era de puro oro.
El hombre y su perro se acercaron al portón y a un costado vieron a un hombre sentado a un escritorio.
Disculpe señor ¿dónde estamos? – le preguntó el viajero.
Este es el Cielo, señor– contestó el hombre.
¡Oh! ¿Tendría un poco de agua? – preguntó el viajero.
Por supuesto. Adelante, ya le hago traer agua fresca – respondió con un ademán mientras el portón se abría.
¿Puede entrar mi amigo también? – preguntó el viajero, señalando a su perro.
Lo siento, señor, pero no se admiten mascotas.
El hombre pensó un instante, luego se volvió hacia el camino, y continuó hacia donde iba, con su perro. Después de andar un largo trecho, en la cima de otra colina, en un camino de tierra, llegó a un portón de una granja, que parecía que nunca se había cerrado. Tampoco tenía alambrado, y había un hombre adentro, recostado en un árbol leyendo un libro.
¡Disculpe! – exclamó – ¿Tendría un poco de agua?
Sí, por supuesto, allí hay una bomba – señaló con el dedo. Adelante.
¿Y mi amigo? – preguntó el viajero señalando al perro.
Debería haber un jarro o una lata ahí al lado – contestó el otro.
Atravesaron el portón y encontraron la bomba y el jarro. El viajero lo llenó de agua y tomó, y le dio de beber al perro. Cuando estuvieron satisfechos él y el perro fueron de vuelta adonde estaba el hombre contra el árbol, esperándolos.
¿ Cómo se llama este lugar? – preguntó el viajero.
Éste es el Cielo – contestó.
¿Cómo? Esto es algo confuso – dijo el viajero – el otro hombre de allá también me dijo que aquel lugar era el Cielo.
Oh, ¿ese lugar con los portones perlados? No, ese es el Infierno.
¿Y no les da rabia que usen así el nombre del Cielo?
No. Estamos muy contentos, porque filtran a las personas que dejarían atrás a sus mejores amigos.

Gracias a @patapirata por compartirlo con nosotros.

¡AMO A LOS PERROS!:: Todos los derechos reservados 2020 info@nuugi.com :: POLÍTICAS de PRIVACIDAD

¡I LOVE DOGS!:: All rights reserved 2020 info@nuugi.com :: Privacy Policy