Quantcast

Aprendiendo dónde ir al baño

Enseñarlos dónde ir al baño no tiene que ser un martirio, ni para él, ni para ti, no es difícil, no tiene por qué ser sucio, y no tiene por qué ser una eterna lucha. No tiene que tomar mucho tiempo. Recuerda que es una cuestión de formación, pero mientras más constante seas más rápido será.

La  mayoría de nuestros perros viven dentro de casa, ya sea por cuestiones de espacio o por nuestro apego hacia ellos, es por esto, que a veces debemos modificar conductas y guiar a nuestros perros sobre qué hacer y que no, para vivir en sana convivencia. Empecemos con unas sencillas reglas:

1.     LA MÁS IMPORTANTE: si no lo viste haciendo dónde no debe, ¡¡NO lo castigues ni regañes por eso!!! Él no entenderá que pasa ya que probablemente cuando tú te des cuenta a él ya se le olvido.

2.     Siempre que haga algo bien debemos hacérselos saber. Esto es muy importante ya que es un refuerzo positivo, por lo que el perro relacionará que al hacer lo bien, hay recompensa.

Métodos de entrenamiento dentro de casa 

Primero: poner periódico, pañales o lo que vayas a utilizar dónde quieras que el aprenda a ir. Existen pañales o “pads” con un olor que atrae a los cachorros. Debemos observar el patrón que hacen antes de ir, por ejemplo, hay perros que caminan en círculo, otros olfatean la zona, etc., este se llama “patrón pre-orinal”. Ya que lo tengamos identificado, cuándo nos demos cuenta de este patrón, debemos cargarlos o llevarlos con suavidad, sin hablar, al lugar designado, si hace en el lugar, debemos hacerles FIESTA, y si quieren y les es posible, darles un premio o “treat”.

Debemos ser consistentes y no desesperarnos, la paciencia será nuestra más grande aliada y debemos programarnos a qué serán varias repeticiones.

Cuando todo va bien y el perro está utilizando sus periódicos o pañal de forma consistente, debemos trasladar un periódico o pañal con orina hacia afuera dónde queramos que vaya.  Muchas veces funciona llevar un paño mojado y estimular el área para que les den ganas, al orinar o defecar afuera, debemos festejar y dar recompensa, poco a poco debemos ir eliminando los periódicos ó pañales del interior, hasta lograr que ya no haya lugar adentro para ir, solamente afuera. Por último, los periódicos o pañales se quitan del interior y el perro deberá ir exclusivamente afuera.

Segundo: Este método implica el uso de una transportadora o jaula. Los perros son limpios y normalmente no hacen en el lugar donde duermen, así que necesitaríamos una jaula que sea lo suficientemente grande para que quepa acostado y pueda pararse y estirarse. El perro debe permanecer ahí periodos de tiempo, esto hace que aprendan a controlar su vejiga y el impulso por orinar más seguido, lo mismo con defecar. La estancia en la jaula o transportadora puede ser exclusivamente el tiempo que no podamos estar con ellos, debemos familiarizar al perro con la jaula o transportadora para que la vea cómo su casa, su lugar, NO como castigo, por lo que podemos poner sus juguetes dentro para que se entretenga mientras está ahí. Para darles de comer o agua deberá ser fuera de la jaula o transportadora. También podemos utilizarla cómo su lugar para dormir durante toda la noche. Cada vez que lo sacamos, debemos llevarlo al lugar donde queremos que vaya. Poco a poco podemos acortar el tiempo de estancia en la jaula o transportadora. Este método funciona, la mayoría de los cachorros controlan la vejiga y los intestinos más tiempo de lo que pensamos, sin embargo, algunas personas no están de acuerdo con este método así que más bien queda a criterio de cada quién. 

Tercero: La supervisión constante. Este método es ideal para las personas que pasan todo el tiempo con su perro, el método comienza identificando el “patrón pre-orinal” y antes de que lo haga, llevarlo a dónde queramos que vaya. El festejo y la recompensa por hacerlo bien es importantísimo, si el lugar designado es afuera de la casa, es importante que las primeras veces específicamente salgan a que el perro orine o defeque, NO a jugar, la razón de esto es que así el identificará que: salir  significa orinar o defecar. Ya que logremos que el perro vaya afuera, podemos implementar el juego posterior a esto, así no los confundiremos.

Es importantísimo mantener una comunicación verbal con el perro, por ejemplo:

Palabras para referirnos a salir a que orine o defeque:

“Salir”, “Fuera”, “Afuera”, “Pipí”, “Calle”

Si siempre utilizamos la misma palabra, el perro la identificará y será mucho más fácil para él comunicarnos que necesita “ir al baño”.

Cuando lo hace bien o dónde queremos:

“Muy bien”, “Felicidades”, “Buen Perro”, etc.

El uso de estas palabras facilitará que el perro sepa que hizo algo bien ya que las tenga identificadas.

Seguramente habrán “accidentes” en lo que aprende, es completamente normal, para corregir esto, debemos captarlos en “el acto”, sólo así entenderá, NO TE ENOJES, debes decir un “NO” contundente y severo, y llévarlo al lugar designado, le damos tiempo para ver si continúa haciendo y si es así, recompensarlo con “Buen perro” ó “Muy bien”, cualquiera que haya sido la palabra que escogiste.

Recuerda que a veces los castigos severos, los gritos y los golpes, causan problemas de miedo, agresión y desconfianza y NO funcionan. La teoría de que “el perro sabe que hizo algo mal, porque cuando llegue a casa corrió a esconderse..” es FALSA, ellos no piensan que cometieron un error, más bien se acostumbraron a qué cada que llegamos a casa, son gritos y regaños y más bien les provocamos temor. 

Independientemente del método que decidas utilizar, recuerda que debemos dedicarles tiempo y tener MUCHA paciencia, veámoslo como una inversión:

“Invierte un poco de tu tiempo y paciencia y tendrás un compañero y amigo perfecto el resto de su vida”

www.nuugi.com

¡AMO A LOS PERROS!:: Todos los derechos reservados 2020 info@nuugi.com :: POLÍTICAS de PRIVACIDAD

¡I LOVE DOGS!:: All rights reserved 2020 info@nuugi.com :: Privacy Policy