Quantcast

La mejor cura: El amor de un amigo peludo.

Mover la cola, dar besitos, saludar de patita, estar contento y ser juguetón; sin más requerimientos que tener un adecuado control de temperamento, los perros de terapia pueden brindar felicidad, entusiasmo, autoestima, y esperanza a personas enfermas dentro de hospitales, casas o asilos.

Muchos hospitales no están de acuerdo con este tipo de terapia, preocupados por las mordidas, ladridos y suciedad. Sin embargo los que cuidan y preparan a estos perros especiales aseguran que ellos están adecuadamente entrenados para entrar a un hospital o lugares donde se requiere un temperamento y comportamiento bastante tranquilo.

Hubo un caso una vez de un perro llamado Baxter de 19 años de edad, ya no podía usar sus patitas, sin embargo disfrutaba la presencia de los humanos, entonces se convirtió en un perro de terapia quién visitaba a personas con enfermedades terminales. En las palabras de su cuidadora “con que Baxter haga olvidar por tan solo 5 minutos a estas personas por lo que están pasando, hemos hecho nuestro trabajo”.

También fue muy conocido el caso de Henry y su amo, Dale, un niño autista quién comenzó a hablar gracias a que sus padres “hacían” la voz de Henry… como si el le hablara a Dale… así el pequeño niño pudo entablar conversaciones y tener más contacto con la gente a su alrededor.

Infinitos casos de personas cuyos corazones fueron tocados por un perro de terapia muestran que este método si sirve… ¡Claro que sirve! Dicho efecto es causado por el simple hecho de que un perro jamás juzga a las personas por como se ven, su padecimiento o lo que hicieron, solo están ahí para brindarles su compañía y amor incondicional.

¡Otra de las maravillas del gran corazón de un perro!

                       

¡AMO A LOS PERROS!:: Todos los derechos reservados 2020 info@nuugi.com :: POLÍTICAS de PRIVACIDAD

¡I LOVE DOGS!:: All rights reserved 2020 info@nuugi.com :: Privacy Policy