Quantcast

Parásitos en perros

Todos los perros del mundo son susceptibles a los parásitos, tanto internos como externos. Escuchamos del gusano del corazón, los que transportan los mosquitos, los gusanos redondos, los planos, los de gancho, etc.. Es por esto que aunque no los conozcamos a todos o más bien no queramos conocerlos ni saber de ellos, TODOS los perros deben desparasitarse, además de protegerlos a ellos, protegemos a todos los demás perros, a nuestras familias y a nosotros mismos ya que la mayoría de estos pueden afectarnos a nosotros también. Conozcamos un poco los más comunes y cómo detectarlos.

a)   Gusanos Redondos / Nemátodos: son el grupo más común, y es común encontrarlos en cachorros, ya que ellos corren el riesgo de infestarse estando en el útero de la madre, porque son capaces de atravesar la placenta, también los podemos encontrar en el tracto digestivo de los perros, los pequeños roedores normalmente los propagan, aunque también se contrae por comer o beber alimentos y agua contaminados. Tal vez los conozcan o los hayan visto, tienen la apariencia de fideos o espagueti en las heces sobre todo cuando están muy infestados.

Los síntomas que pueden presentar son: diarrea, dolor e inflamación, cambios en el apetito, presencia de huevos o de gusanos en heces e irritación anal.

El diagnóstico lo puede realizar el médico veterinario mediante un examen de heces y el tratamiento con un desparasitante oral específico para estos, suele ser suficiente para acabar con ellos.

 

b)   Gusanos de Gancho / Anquilostomas: estos son especialmente peligrosos para los perros, ya que tienen dientes como garras que permiten adherirse a las paredes de los intestinos, específicamente en el intestino delgado e incluso pueden atravesar las paredes intestinales y causar un daño mayor. Estos gusanos provocan anemia, ya que se alimentan de sangre. Se adquieren al consumir alimentos o líquidos contaminados y con el contacto con heces que contengan el parásito. Los síntomas son parecidos a los descritos en los gusanos redondos aunque en casos graves se pueden ver en heces, en la piel del ano y en la base de la cola,  pueden ser tratadas fácilmente con desparasitantes orales, y se pueden prevenir cumpliendo con el calendario de desparasitación.

 

c)   Gusanos látigo: a diferencia de los demás, éste se encuentra en intestino grueso, cólon específicamente. La transmisión se produce de la misma manera que cualquier otro parásito y es igual de peligroso para los perros. En lugar de adherirse a las paredes intestinales, este utiliza la cola como una hélice, rompiendo las paredes intestinales, lo que es incómodo y doloroso para ellos. Estos gusanos también se alimentan de sangre y los huevos se pueden pasar con las heces. Estos gusanos se tratan con medicamentos muy fácilmente. Los huevos se desprenden y el diagnóstico puede ser realizado a través de un examen fecal. La pérdida de peso, anemia, y la sangre fresca en las heces son signos de una infestación severa.

d)   Gusano del corazón: en perros se encuentran dentro de las paredes del corazón y también en algunos de los vasos sanguíneos más grandes del cuerpo. Puede causar insuficiencia cardíaca, enfermedad cardíaca, insuficiencia hepática e insuficiencia renal, si esta parasitosis no se trata, puede ser fatal para el perro. Dado que los síntomas no siempre están presentes, lo mejor es realizarles una prueba de sangre una vez al año. Algunos de los síntomas son: tos, fatiga, dificultad para respirar y pérdida de peso. Cualquier perro está en riesgo de contraer gusanos del corazón, pero los perros que pasan la mayor parte de su tiempo al aire libre son más susceptibles ya que se transmiten con la picadura de un mosquito, que previamente picó a algún animal infectado, propagando las larvas de este parásito. A medida que la larva madura utiliza el corazón y los vasos sanguíneos como hogar, causando graves daños a los tejidos. La buena noticia es que se puede prevenir y tratar, así que no dudes en preguntarle a tu veterinario.

 

e)   Taenias: son muy similares a los anquilostomas, pero difieren en la forma del cuerpo y el tamaño ya que estas tienen un cuerpo plano, segmentado con una cabeza clara. Al igual que los anquilostomas se adhieren a las paredes de los intestinos con dientes como pinzas. Las taenias son especialmente peligrosas para los perros, porque no solo se alimentan de sangre, sino que también “roban” los nutrientes vitales a través de la absorción. Las taenias en perros pueden causar graves problemas digestivos y posiblemente causar obstrucciones. Las taenias tienen ambos órganos sexuales, y una vez conectadas a los intestinos de un perro siguen reproduciendo secciones y crecen. A veces, las secciones se secan y pasan a través de las heces y parecen granos de arroz también las pudiéramos ver presentes en piel. Las “solitarias” como comúnmente se conocen, se pueden contagiar a través de pulgas. Los síntomas incluyen inflamación abdominal, aumento del apetito y letargo. El tratamiento es casi el mismo que para cualquier otro parásito intestinal.  Recuerda que estas en especial, son altamente transmisibles al humano.

Existen muchos parásitos más pero estos engloban los más comunes, recuerda cumplir el calendario de desparasitación de tu perro, y realizarle exámenes periódicamente para descartar la presencia de cualquier parásito.

Consejos para disminuir el riesgo de contagio:

1.    Procura lavarte las manos después de agarrar cualquier perro, incluso el tuyo, sobretodo antes de cocinar, o de ingerir alimentos.

2.    Recoge las heces de tu perro, esto disminuirá el contagio, y mucho más si en donde hace es en tu casa o jardín.

3.    Evita que tu perro esté en contacto, huela, o coma heces.

4.    Acércate a tu veterinario, realicen juntos un calendario de desparasitación de acuerdo a las actividades que tenga tu perro y su estilo de vida.

5.    Realízale a tu perro chequeos periódicos de heces y sangre, para prevenir cualquier parasitosis.

6.    Evita los parásitos externos en tu perro, recuerda que las pulgas, garrapatas, piojos, etc  pueden transmitir estos parásitos también.

7.    Desparasitate cada 3 meses, recuerda que de nada servirá desparasitarlos a ellos si nosotros no lo hacemos también.

¡AMO A LOS PERROS!:: Todos los derechos reservados 2020 info@nuugi.com :: POLÍTICAS de PRIVACIDAD

¡I LOVE DOGS!:: All rights reserved 2020 info@nuugi.com :: Privacy Policy