Quantcast

Sin miedo al fuego

Aparte de ser los más leales compañeros, un perro es capaz de aprender infinidad de trucos, técnicas, comportamientos y hasta adoptar nuevos estilos de vida.

Muchos de ellos, siendo más que mascotas, ayudan a la comunidad ofreciendo servicios que un humano puede ofrecer, con la diferencia de que ellos gozan de intuición canina y capacidades físicas superiores.

Juntemos todo, agreguemos pasión, compañerismo, valentía… ¿y qué nos da? Un perro bombero.

Serán una especie de superhéroes, pero a diferencia de Superman, los perros no nacen siéndolo, ellos necesitan recibir un riguroso entrenamiento por parte de un especialista para poder salvar vidas.

Una vez más, un claro ejemplo de interdependencia que trae consigo consecuencias positivas, como proteger la vida humana y animal, en este caso.

Los perros que se convierten en bomberos, reciben entrenamiento desde que son cachorros, preferiblemente  a los 5 meses de nacidos o menos, son entrenados para detectar diferentes olores, químicos explosivos, cables quemados y detectarlos a través de olores más intensos. Deben ser obedientes siempre, aprender comandos diferentes, correr largas distancias, saber arrastrarse por el piso y pedir ayuda.

¿Y por qué los Dálmatas son el perro bombero por excelencia?

A mediados del Siglo XIX, surgió la primera Brigada de bomberos. En ese tiempo el transporte público aun consistía de carrozas, ruedas de madera y caballos, al igual que los carruajes de bomberos.

Los caballos de la gente que tenía dicho medio de transporte eran robados constantemente, pero este problema se vio resuelto cuando una de esas personas resultó tener un perro Dálmata.

El dueño notó que su perro y sus caballos congeniaban muy bien, los caballos necesitan compañía así que los perros comenzaron a dormir con ellos en el establo.

El conocimiento de esta costumbre se expandió, hasta llegar a los oídos de las brigadas y pensando que su medio de transporte también incluía caballos, los perros se volvieron su compañía.

Los Dálmatas son una raza muy musculosa, ágil, inteligente y fuerte, siendo amigos de los caballos, resultó ser la fórmula perfecta para ser un perro bombero. Los caballos desaparecieron de la imagen de los Bomberos, pero el Dálmata sigue estando presente por recuerdo a esta costumbre.

Los perros bomberos tienen una impresionante Valentía y dedicación a su trabajo, a final de cuentas de ellos dependen muchas vidas.

  

¡AMO A LOS PERROS!:: Todos los derechos reservados 2020 info@nuugi.com :: POLÍTICAS de PRIVACIDAD

¡I LOVE DOGS!:: All rights reserved 2020 info@nuugi.com :: Privacy Policy